Salsa Bechamel cremosa: la receta original

¿Cuál es el Secreto ⭐ detrás de una salsa bechamel suave y cremosa? Descubre cómo lograr esta deliciosa salsa con ingredientes simples y un toque especial. La Salsa Bechamel, también conocida como salsa blanca, es una base clásica en la cocina que se utiliza en numerosas recetas. Su textura suave y cremosa la hace perfecta para acompañar pastas, gratinados y otros platos.

Pero, ¿cómo se logra esa consistencia perfecta? El secreto está en la combinación de mantequilla, harina y leche. Sin embargo, hay un elemento curioso que muchas personas desconocen: la salsa bechamel lleva su nombre en honor a su creador, el marqués Louis de Bechamel, quien la inventó en el siglo XVII. Acompáñanos en este viaje culinario y descubre cómo preparar una deliciosa Salsa Bechamel en casa.

Ingredientes y Modo de preparación de Salsa Bechamel cremosa:

Tiempo estimado de elaboración: 20 minutos.

Ingredientes (6 comensales):
– 60g de mantequilla
– 60g de harina
– 1 litro de leche
– Sal al gusto
– Pimienta al gusto
– Nuez moscada al gusto

Modo de elaboración:
1. Primero derrite la mantequilla a fuego medio en una cacerola.
2. Luego agrega la harina y mezcla bien hasta obtener una pasta homogénea.
3. Cocina la mezcla por 1 minuto, revolviendo constantemente.
4. Añade la leche gradualmente, sin dejar de revolver, hasta que la salsa espese.
5. Condimenta con sal, pimienta y nuez moscada al gusto.
6. Continúa cocinando la salsa a fuego bajo por unos minutos más, hasta que alcance la consistencia deseada.
7. Finalmente, retira la salsa del fuego y déjala reposar unos minutos antes de servir.

¡Disfruta de tu deliciosa Salsa Bechamel casera como base para otras recetas, como entrantes o acompañamiento!

¿Cómo mejorar esta receta de: Salsa bechamel?

Ahora que conoces el secreto de la Salsa Bechamel suave y cremosa, si deseas mejorar esta receta, te recomendaría agregar un poco de queso rallado al final de la cocción para darle un sabor más rico y cremoso.

También puedes probar a añadir un poco de ajo picado finamente o cebolla caramelizada para darle un toque de sabor extra. Otro consejo sería utilizar leche caliente en lugar de fría al añadirla a la mezcla de mantequilla y harina, esto ayudará a que la salsa se espese más rápidamente y de manera más uniforme.

Además, te sugeriría probar diferentes tipos de especias para condimentar la salsa, como por ejemplo, hierbas provenzales, curry o incluso un poco de mostaza.

Recuerda ajustar las cantidades de sal, pimienta y nuez moscada según tu preferencia personal. ¡Espero que estos consejos te ayuden a mejorar tu receta de Salsa Bechamel y disfrutes de un resultado aún más delicioso!